Ceranda Digital

Publicado el 21 de Septiembre, 2005, 20:35

Escrito por Michael Moore

A todos mis compatriotas que votaron por George W. Bush:

Ahora que se cumplieron cuatro años del atentado de las Torres, tengo curiosidad por saber cómo se sienten. ¿Qué tal es saber que el hombre que ustedes eligieron como líder después de que nos atacaron, puso al frente de la administración de catástrofes a un tipo cuya profesión es organizar exhibiciones de caballos?

Realmente quiero saber, y lo pregunto con sinceridad y respeto, cómo se sienten ante el total desprecio de Bush hacia nuestra seguridad. Vamos, sean honestos por un instante. No empiecen con que lo de Nueva Orleáns fue porque es una de las ciudades más pobres de EE UU. Dejen de lado su odio por los demócratas y los progres y cualquiera con el apellido Clinton. Mírenme a los ojos y díganme que nuestro presidente hizo bien en nombrar después de los atentados a un organizador de shows ecuestres como jefe de la protección ante catástrofes y emergencias.

Quiero que dejen de lado su etiqueta de republicano-conservador-fundamentalista-derechista. Quiero que me hablen como a un norteamericano con el que tienen en común un país.

¿Estamos más seguros hoy que antes de septiembre de 2001? Cuando se enteraron de que por detrás del señor de los caballos había un número dos y un número tres con cero experiencia en emergencias, ¿se sintieron más seguros? Cuando ven a Michael Chertoff, jefe de Seguridad Civil, un hombre casi sin experiencia en seguridad nacional, ¿se sienten más seguros? Cuando hombres que nunca estuvieron bajo bandera y nunca vieron a muchachos morir en combate mandan a nuestros jóvenes a la batalla, ¿piensan que saben dirigir una guerra? ¿Saben lo que significa que te vuelen las piernas combatiendo una amenaza que nunca existió?

¿Realmente piensan que privatizar servicios importantes conduce a mejores servicios para el pueblo? ¿Por qué odian tanto al Estado? Ustedes votaron a políticos que durante 25 años tuvieron por objetivo principal hambrear al Estado.¿Fue bueno o malo para el país cortarles los fondos a la administración de catástrofes y al Cuerpo de Ingenieros del Ejército? ¿BUENO o MALO?

Con la deuda nacional batiendo récords, ¿es buena idea rebajarles los impuestos a los ricos? ¿Ustedes los pagarían igual si así cientos de miles de homeless en Nueva Orleáns pudieran tener un techo? ¿Ustedes creen en Jesús? ¿En serio? ¿No era él quien dijo que seremos juzgados por cómo tratemos al que es más humilde entre nosotros?

El huracán Katrina llegó y voló la mera fachada de que éste es un país con libertad y justicia para todos. El viento rugió y las aguas se alzaron; y lo que quedó al descubierto es que los pobres en EE UU serán abandonados a sus padecimientos y a la muerte, mientras el presidente toca el violín y les dice que coman tortas.

No lo digo en sentido figurado. El día en que llegó el huracán y se rompieron los diques, Bush, John McCain y sus amigos millonarios se estaban llenando la panza con tortas. Un día entero después de que se rompieron los diques
—los mismos diques cuyo presupuesto de mantenimiento él cortó— Bush estaba tocando la guitarra que le regaló un músico country. Todo mientras Nueva Orleáns era tapada por las aguas.

Pasó todavía OTRO día más antes de que el presidente sobrevolara la ciudad en su jet. Para sólo mirar por la ventanilla la miseria que reinaba 800 metros más abajo, mientras él volvía a su segundo hogar en Washington. Y tuvieron que pasar otros DOS DÍAS para que llegaran unos flecos de ayuda federal y de tropas al lugar. Esta vez no se demoró siete minutos leyendo con chicos, como cuando le avisaron por lo de las Torres. Esta vez fueron CUATRO DÍAS de hacer nada más que decirle al jefe de catástrofes: "Brownie, qué buen trabajo estás haciendo".

Mis amigos republicanos, ¿no les molesta que el mundo se ría de nosotros? Y en este aniversario sagrado, ¿estamos honrando la memoria de los muertos? Si no aprendimos nada y nos encontramos igual de vulnerables y sin preparación, como en esa mañana luminosa, ¿hubo tres mil que murieron en vano?

Nuestra vulnerabilidad no es solamente respecto a cómo manejar el terrorismo o responder a las catástrofes naturales. Somos vulnerables y estamos inseguros porque permitimos que un americano de entre ocho viva en la pobreza más horrible. Aceptamos un sistema escolar en el que uno de cada seis chicos no logra terminar los estudios; y que deja a la mayoría de los que sí terminan incapaces de hilar una frase coherente. La clase media no puede pagar la hipoteca o las cuentas médicas, y 45 millones de estadounidenses no tienen ningún seguro de salud.

¿Están seguros? ¿Realmente se sienten seguros? Ustedes no pueden mudarse tan lejos ni construir los suficientes barrios cerrados como para que las consecuencias de lo que están haciendo no les alcancen, rompiendo las paredes y exigiendo venganza.

¿Realmente quieren esperar a que se llegue a eso? ¿O esperan que si los dejan tirados hasta que se resignen o se peguen un tiro o se ahoguen en la mugre de la calle, el problema se arreglará solo?

Yo sé que ustedes saben que no es así. Ustedes le dieron al país y al mundo un hombre que no daba para el puesto, y que sólo sabe nombrar gente que no da para el puesto. Ustedes nos hicieron esto, se lo hicieron al mundo y al pueblo de Nueva Orleáns. Por favor, arréglenlo. Bush es de ustedes. Y ustedes saben que para que haya paz y seguridad hay que arreglarlo. ¿Alguna propuesta?

Yo tengo una y no es un show ecuestre.

Salud.

Web de Michael Moore

Diseño y Realizacion para Ceranda por Equipo Editorial, en: Politica También en REPORTERO DIGITAL DE LEON y Periodista Digital