Ceranda Digital

Publicado el 25 de Octubre, 2005, 13:00

 Escrito por Fernando Reinlein García-Miranda

Ocio Critico  -03-10-05

Ser catalán en Madrid y en otras zonas de España se está poniendo difícil, pero que muy difícil. Tanto si se es partidario como si no del proyecto de Estatut que el Parlament aprobó por 120 a 15 y que el Congreso deberá debatir, enmendar y aprobar o rechazar en su día. Los ánimos están calientes entre nuestros líderes políticos, pero también entre los vocerosdel PP, que todos los días se cuelan en nuestras casas por la ventana de la televisión o se dedican a la letra impresa, ahí eso sí, estos últimos con más profundidad y nivel intelectual, sea cual sea su posición, salvo pequeñas excepciones.

Pero, en general, escuchando y leyendo a unos y a otros, tal parece que caminamos hacia una situación de debacle nacional a la que nos han llevado los habitantes de una zona de España dirigidos por un malvado llamado Maragall ( con sus aliados del tripartito que Gobierna en Cataluña) y un tonto irresponsable de nombre José Luis Rodríguez Zapatero. Este ha quebrantado el poder político que representa, los catalanes pretenden fracturar el Estado y para el jefe de los ejércitos - no me refiero al Rey, aunque éste también se ha referido a la indisoluble unidad de España, sino a Jefe del Estado Mayor - España es una unidad secular que alcanzó glorias en el pasado.
Tampoco se cansan de recordar con la mentira como arma y sin pudor, que Zapatero dijo que aprobaría el Estatut que saliese del Parlament y que ahora se ha retractado porque no podrá hacerlo. Bueno, pues no. El presidente español lo que dijo en Cataluña en su día es que apoyaría el Estatut que saliese del Parlamente y ya ha anunciado que lo hará, siempre dentro del marco constitucional, como no puede ser de otra manera. Serán los órganos competentes quienes dictaminen la constitucionalidad o no de determinados artículos del texto a debatir , extremo en el que no pretendo entrar porque no hay nada más peligroso que un lego interpretando el Derecho.

Por si faltara algo más de sal en el guiso, resulta que algunos ministros del Gobierno incluso su presidente, son masones - eso dice Ricardo de la Cierva hasta de Bono -, que la prensa de izquierdas es la única que manipula y falsea, que el helicóptero de Afganistán cayó porque fue atacado y que el Gobierno miente, y que, hasta a la hora del eclipse, de lo que hablaban los españoles era del Estatut. (Lo escuché en una cadena autonómica el día del fenómeno astronómico.)

En no pocos artículos y conferencias se trata de comparar y hasta igualar, la situación actual con la de la República y se retrata a Zapatero como un Azaña antiespañol y encima bobo. Es decir, quieren que cale entre los españoles que todos los males vienen de Cataluña y de la bandera utilizada por Zapatero y su ambición pues, para gobernar, se alía con los enemigos de España. Y se quedan tan tranquilos. Todo vale para lograr una crisis que permita pensar en un gobierno de salvación nacional. Otros lo intentaron, incluyendo algunos socialistas, allá a principios de los ochenta y casi nos llevan al precipicio.

Pero parece que este país no está por la labor de querer ser salvado por nadie. Fracasaron al intentar llevar el debate político a la calle antes del verano, aunque lo intentarán de nuevo en el otoño que ya ha empezado, esperemos que sin éxito tampoco en esta ocasión. Pero los intereses particulares hacen extraños compañeros de cama cuyos amantes coyunturales no tiene en cuenta los peligros que esa copula puede suponer para los intereses generales.

Ahí está el peligro y no el que dicen que llega desde el noreste. Que no asusten las palabras - nación de naciones no asusta a nadie - y el glorioso pasado el que se refería el teniente general Felix Sanz Roldán lo fue cuando, precisamente, España era de hecho un Estado Federal antes de la Nueva Planta de 1715. Pero eso es lo de menos. Toca desestabilizar al Gobierno con munición catalana.

Soy catalán y vivo en Madrid. Por favor, no disparen.

Fernando Reinlein Garcia-Miranda fué militar, alcanzando el grado de Teniente Coronel, perteneció a la Unión Militar Democrática y es periodista ejerciente. Integrante del Foro Milicia y Democracia

Diseño y Realizacion para Ceranda por Equipo Editorial, en: Opinion También en REPORTERO DIGITAL DE LEON y Periodista Digital