Ceranda Digital

Publicado el 27 de Noviembre, 2006, 18:07

Escrito por Felipe Martinez Cañibano

 Que una mayoría abrumadora de españoles desea poner "punto final" a la violencia etarra que lleva instalada entre nosotros más de 40 años (franquismo, transición y consolidación plena de la democracia)con 900 victimas mortales es algo incontestable.

En politica democrática, según las normas de convivencia que nos hemos dado, para adoptar determinadas decisiones, las que tradicionalmente se consideran "Temas de Estado" se hacen necesarias determinadas mayorías.

 Es igualmente cierto que es el Gobierno de España el que tiene la iniciativa política, por razones de imperativo legal y por legitimidad democrática. Todo ello con el debido respeto a las otras Instituciones del Estado que también tienen su plasmación legal en la Ley de Leyes: las Cortes Generales -Congreso y Senado- y el Poder Judicial.

 Si bien la iniciativa politica de cualquier decisión de ámbito estatal corresponde al Gobierno de España, no es menos cierto que ante problemas que han sido comunes a los sucesivos gobiernos exista un grado de consenso que permita afrontarlos  con una posición univoca. Tal es el caso del Terrorismo Etarra.

 Una inmensa mayoría de españoles desea la consecución de ese bien anhelado de la Paz (incluídas victimas y Asociaciones de Victimas).

El actual Gobierno Socialista presidido por Jose Luis Rodriguez Zapatero , con la legitimación del mandato popular, ha considerado que se pudieran estar dando las condiciones para que ese objetivo, querido por muchos, pudiera llevarse a cabo. Y su actuación ha sido acotada a través de una resolución del Congreso de los Diputados, donde ha quedado definida los límites de dicha actuación en lo que ha venido en llamarse el "Proceso de Paz". Nada más y nada menos que en el final de la violencia Etarra. Con un mandato explicito y claro.

 Cuestión distinta es la de la de las vitimas, que tienen todo el respeto y comprensión, pero que igualmente estan incapacitadas para opinar sobre dicha cuestión. Vd. si fuera abogado, ¿llevaría su propio pleito?. La respuesta claramente expresada es: NO.

 El que quiera intervenir políticamente que lo haga, pero bajo las premisas de la lógica democratica. Así lo esta haciendo, por ejemplo, Aralar y aunque no comparta sus puntos de vista, reconozco que sus planteamientos y la forma de exponerlos, forman parte de la legalidad. Lo mismo que no me gustan determinadas resoluciones judiciales que respeto, no comparto, pero acato. Porque aspiro a un cambio democrático y en profundidad de la Justicia.

Lo que no puede ser es que estemos instalados en la difusión de la mentira o medio-mentira (que es lo mismo) y que los mass-media acudan a ella como si tal cosa participando de las histerias tribales de unas facciones u otras. Ni que la reacción de una sobre otra se haga en base de un estudio demoscópico.

Jose Luis Rodriguez Zapateroro debe de comparecer y hablar claro para un conjunto de españoles que, ajenos a las banderías, quieren estar informados, sin estigmas del pasado ("fulanito hizo tal, seño") acerca de la realidad del actual "Proceso de Paz".

 El Presidente del Gobierno debe de comparecer ante los españoles y hablar claro, sin intermediarios, de la situación existente, tendente a la consecución de la paz, sin mas dilaciones...

Eso lo plantea y exige la lógica democrática

<< Periodista Digital >>