Ceranda Digital

Publicado el 30 de Diciembre, 2006, 14:40

Escrito por Felipe Martinez Cañibano

Lo confieso: hoy cuando me levanté por la mañana estaba pensando, pese a la natural "pereza" que personalmente tengo en estos días, en escribir un pequeño apunte del momento en el que decidieron algunos acabar con la vida del dictador Iraki Sadam Hussein. Exactamente el día en que decidieron que tipo de Tribunal (interior o exterior) iba a juzgar sus felonías.

 Aún a pesar de ello me he escandalizado más al comprobar de que forma los que son partidarios de la muerte como arma politica y de la pena de muerte en general unían los términos Justicia y Venganza. Términos antitéticos donde los haya para quien aspira que, junto a el bien común, se instale la cultura del diálogo como fuente de resolución de conflictos de todo tipo que todavía subsisten a comienzos de este nuevo siglo.

Sigo igualmente sin entender como se puede menoscabar la autoridad de un Presidente del Gobierno, dando crédito a quienes han estado defendiendo ideológicamente y con las armas el recurso a la violencia como forma de intervenir en política democrática. Eso es cainismo, es felonía, por parte de quien lo practica. Hay que ser muy canalla o no tener escrúpulos, ni principios para caminar en esa senda.

En el llamado Proceso de Paz sigo creyendo aún a pesar de lo sucedido. Estaré con mi Presidente, con nuestro Presidente hasta el final. Y si el resultado no fuera el esperado sólo buscaré un culpable: ETA. Mientras tanto los demócratas tenemos que actuar al unisono, como un sólo hombre.

Jose Luis Rodríguez Zapatero, esperamos de ti un diagnostico y claridad cuando te dirigas a los ciudadanos. Tienes la palabra.

<< Periodista Digital >>

TEXTO DECLARACION DE JOSE LUIS RODRIGUEZ ZAPATERO 30/12/06 - 18:30 H.

Me dirijo a los ciudadanos para expresar mi condena más enérgica por el gravísimo atentado terrorista ocurrido hoy en la terminal 4 del aeropuerto de Barajas. Quiero manifestar mi pesar por los que han sufrido las consecuencias. Deseo que sepan que el gobierno está con ellos, especialmente a las familias y amigos de las dos personas que permanecen desaparecidas. Quiero expresar mi gratitud a las personas que estaban en la terminal. En especial a policías y guardias civiles, trabajadores aeropuertos, personal sanitario (...) que han contribuido a limitar las consecuencias del atentado y a permitir el restablecimiento de los servicios aeroportuarios.

 El 22 de marzo ETA declaró un fuego permanente. El gobierno considera que el atentado de hoy es absolutamente incompatible con el alto el fuego permanente que la propia ETA declaró hace 9 meses. Nada hay más contraria a los principios y condiciones establecidas en el Parlamento en mayo de 2005 y que reiteré yen mi declaración del mes de junio que este atentado. En consecuencia y como no se dan las condiciones que establecimos he ordenado suspender todas las iniciativas para desarrollar ese diálogo.

Dije desde un principio que el gobierno sabía que este proceso sería largo, duro y difícil. Hoy ha sido un día difícil. Ha sido un día duro, muy duro. Porque dos ciudadanos ha podido perder la vida, porque varios mas han resultado heridos, porque millones de ellos han sentido que se aleja la posibilidad de vivir en paz y en libertad.

He dado instrucciones al ministro del interior para que mantenga informada a la opinión pública. Personalmente, he mantenido dos conversaciones con el líder de la oposición.

ETA hoy ha tomado un camino que no conduce a nada, salvo a producir dolor, porque la inmensa mayoría de los ciudadanos quieren ver el fin del terrorismo y no están dispuestos a la violencia. Nadie nunca conseguirá nada con la violencia. Este es el principio que siempre ha tomado el gobierno. Este es el paso mas inútil y mas perjudicial que podía haber tomado ETA.

Nada han conseguido hoy, mas que provocar dolor, y manifestar su incapacidad para vivir en paz y en libertad.

Toda la sociedad española sabe que la lucha es larga, dura y difícil y que evidentemente si se producían condiciones de voluntad inequívoca el gobierno estaba dispuesto a abordar un final dialogante.

Con violencia no hay diálogo, ningún tipo de diálogo. La suspensión del diálogo representa que no se cumplen los presupuestos de la resolución parlamentaria. Hasta que ese supuesto no se produzca no habrá ninguna suposición al camino del diálogo. Cumpliremos con al resolución parlamentaria.

No se trata de una cuestión de optimismo o pesimismo: se trata de una convicción de que la sociedad española, la sociedad vasca va a ganar la paz y el fin de la violencia. Ha resistido duro. Va a seguir resistiendo. Con el respaldo de la inmensa mayoría de la sociedad española ganaremos esta batalla.