Ceranda Digital

Publicado el 8 de Marzo, 2007, 18:34

Escrito por Jesus Garcia Martinez

A finales de Enero de 2007, muchos músicos y conjunteros retirados o en activo, de la provincia de León, ya sabíamos lo que nos iba a regalar la autodenominada HISTORIA DE LA MUSICA MODERNA EN LEON que a bombo y platillo anunció su publicación, meses atrás, el prestigioso DIARIO DE LEON, el de los 100 años.

La apreciación en la presentación de la obra de una serie de errores incomprensibles y de ausencias imperdonables, nos ponían en guardia ante el inmediato desastre que se avecinaba, por entregas semanales. La elección del responsable de la obra muy conocido en la capital -un agitador musical- como él mismo se define, presagiaba también las peores expectativas posibles.

Una tarde en un céntrico bar, coincidimos dos músicos de la vieja guardia. Sobre el mostrador, mientras apurábamos unas cervezas salió el tema del contenido de los primeros fascículos de la “historia”.

Coincidimos en que los más importantes artistas y formaciones musicales de León y provincia y otras que habían girado por todo el mundo, no estaban incluidas en los fascículos. Tampoco estaban los grandes músicos locales que por poner un ejemplo, estuvieron con Julio Iglesias como tales o de arreglistas, u otros que daban vueltas y vueltas por el globo actuando ininterrumpidamente desde hacía décadas. Aquello y otra serie de errores gordos e imperdonables, nos encogió el corazón.

Sobre el mostrador, en una servilleta de papel, comenzamos a escribir los nombres de aquellas agrupaciones y artistas individuales que deberían figurar en la Historia con letras de oro. Al poco tiempo, ya estábamos con la segunda, con la tercera, la cuarta servilleta... ¡Aquello no se podía consentir!. Decidimos quedar un día para comer e invitar a otros colegas, comentar la situación y continuar anotando los nombres que se habían olvidado de colocar en la “historia”. Se sucedieron las comidas (una por semana) y seguimos reuniéndonos ampliando la lista y engordando el malestar. La convocatoria de cada cita, suscitaba por si misma, erupciones de adrenalina y de mala leche, pero al final, tras varias jornadas de comida y trabajo, fuimos completando entre todos, un amplio listado con todos los artistas de la historia de la música, elaborando una lista más cercana de la realidad. Fue confeccionada por un grupo de veinte personas. De la lista de la servilleta pasamos al listado de ordenador y del listado de ordenador a Cartas al Director del DIARIO DE LEON, con la esperanza de protestar y que se reparase en parte el estropicio organizado.

 La posición del DIARIO DE LEON –incomprensiblemente- fue meter la cabeza bajo el ala, darnos vanas y largas explicaciones y remitirnos al responsable del engendro. Para nosotros, era suficiente la publicación de una carta de protesta, como profesionales directamente afectados, pero esta posibilidad no prosperó. Fue una pena porque sólo queríamos expresar nuestra opinión: Que no estábamos de acuerdo con aquello.

 Pero la dirección del periódico a sus 100 años, no pudo entender que nosotros no le considerábamos culpable, sólo queríamos proclamar nuestro malestar ante un trabajo patrocinado por la Diputación Provincial de León y publicado por el periódico. Pero no lo entendieron. Es que 100 años son muchos años y es natural que la cabeza no está como si se tuvieran 30.

Nos tomamos la posición del periódico como una censura o coacción (al final trataron de negociar la publicación de un escrito recortado y titulado por ellos mismos) y no entendieron que el colectivo que firmábamos la carta no iba contra el periódico (a ellos se la metieron doblada en su buena fe), si no contra el autor o autores, pero no hubo forma. Son 100 años y no hay que esperar que la abuela razone como una moza, porque según parece, a estas alturas se le ha ido completamente el tarro.

El mundo de Internet dará voz (una vez más) a todos aquellos que en los tiempos que corren, son privados de su libertad de opinión en los mismos medios periodísticos en los que han sido vapuleados directamente o por omisión. Que escriba y opine en esta web todo el que quiera. Aquí no vamos a limitar ni a censurar a nadie, ni siquiera a quienes nos niegan el uso de la libertad o el más elemental derecho de réplica en su periódico... en estos tiempos que estamos.

Firmado: Varios músicos leoneses de la vieja guardia. (Vamos a dar toda la guerra que podamos)

Carta enviada a D. Santiago Rey Fernández-Latorre, Presidente del Grupo VOZ y del Consejo de Administración del DIARIO DE LEON. León, 04.03.07

Sr. D. Santiago Rey Fernández-Latorre:

Soy un lector de DIARIO DE LEON. Le escribo como última opción y en nombre o representación de un amplio colectivo de músicos de la provincia que semanalmente nos reunimos y que estamos en contacto diario a través del teléfono y del correo electrónico.

Tras una publicación en fascículos de LA HISTORIA DE LA MUSICA MODERNA EN LEON (encargada a una editora local) por el propio DIARIO DE LEON, se ha originado una fortísima contestación de todo el sector de músicos locales y provinciales (en activo y retirados) por su contenido. Faltan los nombres de artistas, orquestas y agrupaciones musicales más importantes que ha dado esta provincia (algunas de ellas reconocidas mundialmente) y existe a lo largo de las diez entregas un absoluto ego y protagonismo del autor, así como de sus amigos y artistas afines, cuya trayectorias han tenido escasa o nula relevancia.

 El colectivo de afectados se ha dirigido en varias ocasiones por carta y por correo electrónico a la Sección Opinión del Lector, para aportar sus comentarios que no han sido publicados. Ni el Sr. Pueyo (que tiene nuestro teléfono) ni el director Sr. Aller, aceptan nuestras puntualizaciones. No entienden que no vamos contra el periódico, sino que estamos contra el contenido del trabajo.

 En la actualidad, se está organizando el colectivo con reuniones periódicas y se está calentando la situación, sobre todo por la posición de censura o de no publicación de nuestras cartas por la redacción del propio Diario de León. Como usted sabe, existen alternativas (Internet, recogida de firmas, lectura de proclamas en los conciertos, distribución de octavillas, etc.) que el colectivo baraja y sugiere en cada reunión. Por otra parte, muchos de nosotros, somos lectores y anunciantes en el Diario y creemos que merecemos un trato digno al menos y si es posible, el derecho a expresar nuestra opinión, sobre todo en un caso tan duro y delicado como del que estamos hablando.

Nosotros no vamos contra el periódico, le repito, sólo queremos manifestar nuestra opinión en un prestigioso periódico con más de 100 años, en el mismo periódico que ha publicado una mentira encuadernada, ajena a su responsabilidad y a su producción, como le hemos indicado. Conteste cuanto antes. El colectivo está muy quemado y créame si le digo que no es fácil sujetar una asamblea y tratar de ser moderado cuando todo el colectivo está tan indignado.

Jesús García Portavoz o Representante Provisional de la COORDINADORA DEL COLECTIVO DE MUSICOS, ARTISTAS, ORQUESTAS Y CONJUNTOS MUSICO-VOCALES DE LEON Y PROVINCIA, DE LA EPOCA 1950-1990, NO RECONOCIDOS O CITADOS EN LA AUTODENOMINADA "HISTORIA DE LA MUSICA MODERNA EN LEON"

Post data: Una copia de esta carta será leida y comentado en la próxima reunión del colectivo.